25 de junio de 2012

Razones para leer: Cincuenta sombras de Grey

Buenos días. Sé que todo el mundo está esperando esta reseña con la misma intensidad que la segunda novela de esta trilogía. Hay muchas cosas que me gustaría decir, pero no las voy a poder decir todas porque no terminaría nunca; tan solo diré lo que ya sabe todo el mundo. Cincuenta sombras de Grey es una novela erótica de contenido BDSM (toque de atención para mis seguidoras habituales), escrita por E.L. James, que forma parte de la trilogía conocida como "50 sombras", a la que siguen los títulos "Cincuenta sombras más oscuras" y "Cincuenta sombras liberadas". Gracias a la editorial Random House y a su sello Grijalbo, que me envió este ejemplar directamente a la tención del blog Cuentos íntimos. (¡fuck yeah!)

Cincuenta sombras de Grey
La romántica, sensual, erótica y totalmente adictiva historia de la apasionada relación entre una estudiante universitaria y un joven multimillonario


Cuando la estudiante de Literatura Anastasia Steele recibe el encargo de entrevistar al exitoso y joven empresario Christian Grey, queda impresionada al encontrarse ante un hombre atractivo, seductor y también muy intimidante. La inexperta e inocente Ana intenta olvidarle, pero pronto comprende cuánto le desea. Cuando la pareja por fin inicia una apasionada relación, Ana se sorprende por las peculiares prácticas eróticas de Grey, al tiempo que descubre los límites de sus propios y más oscuros deseos..

Creo que todo el mundo a estas alturas ya sabe lo que va a encontrar en esta novela. Toda la publicidad con la que nos han abordado es muy similar, estamos ante lo que muchos han denominado como la trilogía erótica del verano. Eso no lo voy a discutir, este verano vamos a ver "50 sombras" hasta en la sopa, lo cual para su autora es bueno. Bien por ella. Pero eso de que este libro va a revolucionar la novela erótica no lo veo tan claro, como tampoco veo eso que dicen por ahí de que se ha reinventado este género, al que han denominado cosas tan absurdas como "porno para mujeres" o "porno para madres" (¿en serio? Sí, en serio...). Este tipo de etiquetas hacen que me hiervan las entrañas, ¿a qué coño me he dedicado yo entonces a escribir estos últimos tres años? ¿Porno o erótica? En fin.

Lo de que esta novela es polémica por su alto contenido sobre dominación y sumisión, discrepo. No he encontrado el "porno para mujeres" que me habían prometido. Para alguien poco familiarizado con una relación D/s, esta novela le ayudará a abordarlo con mucho cuidado y sin quemarse. Las relaciones entre los protagonistas son bastante descafeinadas y no tienen nada que no se haya leído ya en otras novelas (como por ejemplo, Me perteneces, novela de la cual he visto reseñas que decían que el bdsm era malo y peligroso...). De ser este un libro polémico por su alto contenido sexual, a Shayla Black ya la habrían quemado en la hoguera, así que cuando vayáis a leer este libro, que no os engañe esa perniciosa publicidad sobre "ese libro que todo el mundo lee a escondidas". Todas las que estamos aquí hemos leído erótica, este no es un libro polémico, salvo por la publicidad viral que le han dado.

Originalmente, esta novela era un fan-fic (un relato basado en una novela escrito por fans de la misma), dónde la autora escribía lo que a ella le hubiera gustado leer en Crepúsculo. Le doy toda la razón a la autora, no sé porqué leí cuatro libros para que luego, a la hora de la verdad, ni siquiera me pusieran el polvo salvaje que echaron la noche de bodas. Ñe... La verdad es que yo hubiese hecho lo mismo si el libro me hubiese gustado tanto. A raíz de esto, los fans y anti-fans se lanzaron a leer este fan-fic, tanto para disfrutarlo como para ponerlo de vuelta y media. Inicialmente se titulaba Master of the Universe. Puedo decir sin temor a equivocarme que el éxito de esta historia en sus inicios se debió a que las adolescentes que leyeron Crepúsculo en su momento se hicieron hecho mayores y ahora pueden leer la versión para adultos. Ni más, ni menos. Su autora sí que supo ganarse a su público y lo ha hecho divinamente.

Anastasia Steele es una universitaria que está a punto de finalizar su carrera y, como toda buena chica americana, tiene trabajo, vive con su compañera de la factuldad y tiene muy buenas notas. Hasta el momento ningún chico le ha llamado la atención, ni le ha interesado liarse con nadie. Simpática, maja, de buen corazón, la chica perfecta que tiene las cosas muy claras. No es tímida, ni cortada, ni insegura. Es una chica normal que, de pronto, se siente avasallada por la arrolladora personalidad de alguien como el señor Grey. Christian Grey es un joven empresario de veintisiete años, dueño de su propia empresa, rico hasta lo indecible y, por supuesto, un hombre de gustos caros. Frío e impersonal, parece el típico señor de una gran empresa déspota y manipulador, pero esconde una faceta dominante y una tendencia obsesiva por tenerlo todo bajo control. Esta conducta viene de lejos, problemas que tuvo en su juventud y que por lo visto, estas desgracias han hecho de él una persona reservada, hermética y muy controladora. Y su secreto mejor guardado es que es un Amo dominante. Dada su tendencia a controlar hasta el más mínimo detalle, Christian hace un trato con Anastasia, a la que ofrece un contrato por el cual ella se convertirá en su sumisa durante el periodo que dure ese contrato.

Debo decir que esta historia no es realmente una novela erótica. Si estáis esperando encontraros con una escandalosa y depravada relación D/s, os sugiero que busquéis cosas más intensas como las obras de Shayla Black, dónde se exploran este tipo de relaciones con mucho más detalle. Aunque es cierto que Christian es un domimante, Anastasia es una niña cabezota que se niega a aceptar las condiciones del contrato, a pesar de que en el fondo desea complacer a Christian. Por esta razón, las pocas escenas eróticas que podemos encontrar son más bien edulcoradas, como una versión apta para todos los públicos (desde mi punto de vista, ojo). Existen esas escenas, y las hay, pero no dejan de ser pequeñas fantasías con algún toque fetichista (el detalle de la corbata es muy interesante), que empiezan y acaban tan deprisa que no da tiempo a sentir nada por ellas. Están ahí como un mero formalismo, pero no emocionan en absoluto, que es lo que debería hacer una historia erótica tal y como la han vendido. Lo que esta novela ofrece en realidad es un romance entre el inalcanzable señor Grey y la joven e inexperta Anastasia en su relación con los hombres, y aunque está llena de deseos y fantasías, el contenido erótico no es tanto como nos lo han dado a entender.

Precisamente porque yo buscaba una historia erótica, este libro no me ha aportado lo que esperaba. En primer lugar, porque el señor Grey está a años luz de ser ese personaje que todo el mundo espera que sea. A pesar de ser controlador y dominante, le falta mano dura (por muy machista que suene lo que digo xD) y al final es victima de su propia trampa. La autora no nos ofrece a una persona dominante con poder de convicción, sino, una vez más, el tópico de que en realidad es una persona insegura y llena de traumas, demasiado joven, tal vez, para aceptar su propia condición. Su punto fuerte es el misterio de su pasado, ese tormento que lo mantiene despierto por las noches y que no lo deja vivir.. Este tipo de personajes son muy fuertes y son de los mejores, pero estoy cansada de ver a un jovencito con problemas de autoestima, cuando yo lo que quería leer era a un tipo con las cosas bien claritas. Y ahí es dónde entra en juego su contrapunto, Anastasia. Una chica que parece tímida, inocente y vergonzosa, una chica que parece sumisa, que duda de lo que siente y de lo que puede llegar a ser capaz de hacer por amor. Ana es en realidad una mujer irritante que no sabe aceptar lo que se le ofrece, y acaba siendo una niña cabezota que pone a cualquiera de los nervios. Al final, las relaciones entre los dos no son más que una parodia, porque mientras él intenta controlarla ella se comporta como una niña caprichosa que quiere hacer las cosas a su manera. Al final, como cabe esperar, se enamorará de él, pero será incapaz de aceptar su forma de vida y se debate entre aceptarlo o hacerlo cambiar.

La historia es puramente romántica, muy del estilo de la novela en la que estaba inspirada. Está escrita en primera persona, en presente, desde un punto de vista único, el de Anastasia. Eso limita mucho la forma de percibir las cosas, ya que en ningún momento podemos saber qué está pensando el señor Grey. Aún así, la novela está trabajada para conseguir exactamente lo que pretende. Primero, que desconfiemos de los gustos del señor Grey. Segundo, que estemos identificadas con Ana y aceptemos su forma de ver las cosas, que es ver a Grey como un chico muy mono pero del que debemos desconfiar porque tiene gustos raros. Tercero, rogar por que haya sexo y que sea sexo del bueno y cuando lo hay, quedarnos a ver que pasa. Y por último, que nos quedemos con ganas de más gracias al hachazo del final del libro. Este es un punto a favor para su autora, que ha sabido dejarnos con la miel en los labios, ya que mientras lees quieres saber si realmente al final habrá sexo del bueno y cuando te quieres dar cuenta el libro se termina y necesitas dos novelas más para saciar tus ansias. Igualmente es esta lucha entre el deseo de Grey y la aceptación de Ana lo que da valor a la novela, ya que si ella hubiese aceptado de buenas a primeras ser una sumisa, la historia habría terminado ahí (y entonces sí hubiera sido una novela erótica...).

Aún así, el gran fallo que le veo es que no ahonda en el tema de una relación D/s, simplemente se nos dan los detalles más básicos que todo el mundo conoce, que consiste en atar a alguien, darle azotes y controlar hasta la ropa que lleva (como bien he leído en muchas reseñas). El modo en el que está orientado el tema de estas relaciones en el libro hace parecer a Christian un bastardo arrogante y manipulador que quiere controlarlo todo por culpa de su oscuro pasado y, por consiguiente, se le perdona y beatifica "porque el  mundo lo ha hecho así". La realidad es que esto (las relaciones entre un Amo y su sumisa) no son así, como bien he aprendido en estos últimos meses (gracias a vosotras, chicas). No se trata solo de atar a alguien y mandarle hacer lo que uno se le antoje, se trata de una muestra de confianza absoluta en la pareja y una cesión de poder voluntaria (si uno no quiere, dos no se pelean). Este tipo de explicaciones no están puestas en el libro, por lo tanto, no se puede decir que esta novela aborde el tema del bdsm como realmente es y eso conduce a error. Por lo que sé, es algo más profundo que usar una corbata para atarle las manos a alguien y, por supuesto, no se actúa contra la voluntad de alguien ni se le maltrata gratuitamente. Eso solo lo hacen los psicópatas. 

Exactamente como comentaba en la entrada del viernes, si bien aquella novela no estaba recomendaba para todos los públicos porque estaba muy centrada en el tema del bdsm, esta novela está abierta a cualquier lectora de romántica (y casi diría que para todos los públicos) que no haya leído nunca una novela erótica, porque va a encontrar exactamente lo que quiere: una ¿profunda? historia de amor con poco detalle en las relaciones sexuales, pero que gracias a la extravagancia de los fetiches (la corbata, la corbataaaa) equilibra la carencia de ellos.

¿Qué opináis? ¿Os ha gustado? Yo tengo intención de leer los siguientes, porque necesito saber qué es eso tan traumático que le sucedió al señor Grey, además de querer averiguar si realmente Anastasia cederá en sus pretensiones para cambiar la forma de ser de Christian o aceptará lo que hay. Ya veremos, ya veremos.

Por último, no puedo sino hacer un llamamiento a los periodistas que de aquí en adelante, entrevisten a la señora James. Dejad de hacer preguntas imbéciles acerca de las relaciones D/s, el morbo de lo erótico o sobre si el libro sube la temperatura de los lectores. Preguntad acerca de sus personajes, acerca de sus motivos para elegirlos y cómo trabajó ese tipo de escenas; como pensó en al historia o qué le llevo a hacerlo de ese modo. Esta mujer me da un poco de pena, ya que no hace más que justificar las tendencias de los personajes como si fueran algo malo (aunque envidio el éxito que ha tenido). Y, por supuesto, no se os ocurra preguntarle sobre si un Amo dominante es un maltratador o sobre si este tipo de prácticas sexuales van en contra del feminimos. Es una relación voluntaria y quién tiene el poder de decir en esa relación es la propia sumisa, ya que sin su consetimiento, el Amo no puede tomar el control. A ver si nos enteramos un poco de lo que hablamos...

Un saludo y hasta la próxima reseña. Ah, y os dejo el book-trailer. Se nota dónde hay presupuesto...



Cincuenta sombras de Grey (Trilogía Cincuenta sombras 1)
E.L. James
GRIJALBO - 06/2012
17,90 €
temática: Novela romántica y femenina
ISBN: 9788425348839
rango edad:
formato: TAPA BLANDA CON SOLAPA
páginas: 544

12 comentarios:

  1. Me confirmas lo que ya imaginaba, gracias chiki.

    ResponderEliminar
  2. Una reseña de lo más completa, muy buena. Supongo que para quienes leen romántica "a secas" este libro es duro, pero como bien dices quienes devoramos los libros de Shayla Black es descafeinado. Grey debería sacar más la mano "a pasear" (ja,ja,ja)

    ResponderEliminar
  3. Desde luego que es una gran reseña, no le falta detalle. Coincido en muchas cosas, salvo en el hecho de que vaya a leer las dos siguientes entregas. Paso. Pero estaré pendiente de tus reseñas, igual hasta me despiertan el gusanillo y me como mis palabras, ja, ja, un placer leerte, Paty ;D

    ResponderEliminar
  4. Una estupenda reseña, como ya te han comentado. Aún no me he leído el libro, pero en varias cosas coincido contigo, y me gusta mucho la perspectiva que le das, y la desmitificación de la obra. No creo tampoco que haya reinventado la erótica, hay mucha erótica muy buena (como la q tu escribes, por cierto).
    Ya te contaré cuando lo cate, aunq el que de verdad me apetece es el de Me perteneces de Shayla Black. Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Has echo una buena descripcion del libro. Yo que no se nada de este tema creo que es un libro muy light, se queda mas en una relacion de amor con unos toques de dominacion pero no mucho ,solo al final se sale un poco pero normal. Si es verdad que se queda para la segunda parte poder descubrir lo que verdaderamente ocultra el sr Grey. Por lo demas no hay nada como una buena propaganda para que un libro tire adelante sin saber como ha sido la cosa. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena reseña. Resaltados tanto los puntos negativos como los positivos.
    No soy lectora de libros eróticos o románticos y como muy bien has dicho, este libro o esta saga, para las personas que no somos lectores eróticos nos parece romántico, excitante, misterioso y bastante erótico. Nos hace descubrir emociones y sensaciones que no habíamos sentido nunca al leer algo así, y yo creo que eso es lo que llama la atención a la gente que lo lee. Por que no solo lo estan leyendo personas a las que les guste la literatura erótica o romántica, sino un amplio margen de personas y edades que jamás habían leído algo de este género y les resulta nuevo y emocionante.

    No creo que el libro deje a Christian y a sus gustos como "depravado", sino todo lo contrario; algo misterioso, extraño y nuevo, tal y como se siente Anastasia. La autora ha querido que todas las "novatas" como Ana sintieramos ese halo de misterio, seducción y emoción ante el dominante Christian Grey.

    Personalmente me ha gustado, no esperaba que me gustase, pero lo ha hecho. Con esto no estoy diciendo que sea el mejor libro del mundo ni mucho menos, solo me ha gustado como la autora nos ha descubierto muy suavemente este mundo a todas aquellas que no lo conocíamos.

    ResponderEliminar
  7. Emma16:47

    Me recomendaste tu blog y aquí estoy :)
    Bueno, para mí no deja de ser un fic mal escrito que no engancha. No es erótico y el fetiche de la corbata me parece simple. Ana es insoportable y Grey necesita un amigo. James debería haber investigado sobre el tema porque el BDMS no son unos azotes o atar a nadie a la cama. Escritura pobre, mal desarrollada y aburrida. No se lo recomiendo ni a mi peor enemigo ;)

    Voy a seguir viendo tu blog. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola!, tu reseña del libro me confirma algo que ya sospechaba, se parece demasiado a Crepúsculo, tiene muchas similitudes en los personajes con la diferencia de que Edward no quería hacerle daño a Bella. Voy por la mitad de Cincuenta...pero todavía no logro entender por qué a Grey no le gusta que lo toquen y yo estaré loca o vieja pero no me imagino sintiendo placer a golpes (en todo caso sobre gustos no hay nada escrito) además pensé que lo del contrato era original de la escritora pero en una página mexicana lo he encontrado, el mismo sólo que más largo. Finalmente quiero agregar que por ahí leí que está mal escribir en tiempo presente si los hechos narrados ocurren en un lapso de tiempo. Concuerdo con Emma, hasta ahora la he leído de a ratos porque me resulta aburrida. No he sentido lo mismo que leyendo a Anais Nin por ejemplo o El Tutor de Robin Schone.
    Me gustó tu blog.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo16:20

    Hola! Casi por casualidad di con la trilogía. Al principio me sorprendió, pero a medida que iba avanzando la lectura me fue enojando. Hasta me dieron ganas de reescribirlo!
    Leyendo tu reseña, has puesto en palabras lo que sentí. Es como observar un buen chocolate y al morderlo comprobar que no tiene sabor ni textura.
    Casi de la misma manera di con tu blog. Por casualidad. Anoche. Y desde ese momento no deje de leerlo. Durante años busque este tipo de literatura, cayendo siempre en la obviedad de lo pornografico simplista de algunas paginas. Desistí en mi busqueda durante un tiempo, hasta que una cosa me llevo a otra y aquí estoy!
    Suelo escribir pero nada se puede comparar a lo que tu haces.
    Por Dior y Santa Carolina Hererra!!!
    Aprovecho y te hago una consulta. Comencé a leerte con la serie Reincidencia y por lo que pude ver, la historia avanza. Hay algun escrito que cuente ese primer encuentro entre Valeria y Crawford? no lo pude encontrar... aunque tal vez quede todo en la imaginación!
    Te dejo un beso.

    Inanna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Inanna. Lamento comentarte que ese encuentro entre Valeria y Crawford no está escrito. Era una fórmula para presentar los personajes y de ahí la reincidencia. Ese primer encuentro quedará en el recuerdo de sus protagonistas ;)

      Eliminar
  10. Bueno, definitivo: TEndría que haber pasado por aquí antes de fumarme las 50 sombras!!
    Muy buena reseña, tal cual!!

    Gracias!!

    ResponderEliminar
  11. Sé que esta es una entrada algo antigua pero es que acabo de terminarme el libro. Coincido contigo en algunas cosas. En primer lugar, le dan demasiado bombo para lo que es, en segundo lugar, Ana es un personaje irritante y sí, Christian va de duro y de guay pero en verdad es un panecillo tierno, le falta mano dura XD a esa Ana le daba yo un buen Lord Kirdbridge, y se le quitaba la tontería...

    Las escenas eróticas, en cambio, me gustaron. He leido también Shayla Black y otras cosas más "escandalosas" pero bueno, el sexo es el sexo en cualquiera de sus formas, y a mí la autora me logró hacer recordar el nerviosismo de las primeras veces, y fue gratificante.

    En términos generales me resultó un libro entretenido pero había más de una cosa que me chirriaba. Entre ellas la constante mención a la belleza del señor Gray... a la décima vez que Ana pensaba lo guapo que era, mi subconsciente gritaba ¡YA LO SÉ!. Ana me pareció terriblemente adolescente, todo el día mordiéndose el labio y sobre todo, usando la expresión "Uau" (juro que al final, cada vez que leía eso, me daban ganas de que Gray le diese unos cuantos azotes) además es igual que Bella Swan, la de Crepúsculo, pero sustituyendo al vampiro por un Amo (el típico recurso de chica corriente que no se encuentra atractiva y que de repente cautiva al hombre inalcanzable, para que todas al leerlo nos logremos sentir como ella y suspirar)



    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido esta intimidad?