Razones para leer: Noventa días

Buenos días. Para hoy tenemos una lectura de lo más recomendable, una pequeña joya dentro del género que ha resultado ser absolutamente satisfactoria. Aunque el contexto y la historia es la misma de siempre, es en su desarrollo dónde vemos una clara diferencia con otras novelas del estilo y precisamente porque no nos venden la moto antes de comprarla, llegamos a una historia llena de perversos secretos. Es la primera novela de M.C. Andrews y me ha sorprendido mucho, espero leer una segunda parte pronto, Noventa días.

Noventa días
Tras poner punto final a su relación días antes de la boda, Amelia Clarck decide romper con su vida anterior y se muda a Londres dispuesta a empezar de cero. Ella cree estar lista para el cambio, pero nada la ha preparado para enfrentarse a Daniel Bond.

Daniel sabe que nunca podrá dejar atrás su tormentoso pasado, aunque para no asfixiarse en éste hace tiempo que se impuso unas estrictas normas que rigen todas sus relaciones. Y jamás se ha planteado transgredirlas... hasta que conoce a Amelia.

Arrastrados por la pasión y el deseo, vivirán una intensa relación dominada por los peculiares gustos sexuales de Daniel. Amelia le concede todos sus caprichos hasta que él le pide algo que ella no se siente capaz de dar. Sin embargo, antes de que la joven tome una decisión, el destino se entremete y Daniel sufre un grave accidente. ¿Bastarán noventa días para que Amelia se atreva a reconocer que una historia de amor como la suya es única e irrepetible?

En esta novela, narrada en primera presente y en primera persona, comenzamos por el final. Es algo que se deduce de una novela romántica, que el y ella acabarán juntos, sin embargo, algo catastrófico ha sucedido entre Amelia y Daniel. La protagonista recibe una llamada del hospital, dónde le comunican que Daniel ha sufrido un grave accidente. Amelia se siente culpable, porque la última vez que vio a Daniel tuvieron una fuerte discusión. Incapaz de soportar la idea de perderle, en su estancia en el hospital Amelia volverá noventa días atrás para narrar lo que ocurrió desde el principio. 

Decidida a cambiar su vida por completo, Amelia Clark se muda a Londres y deja atrás el pequeño pueblo dónde se crió con su familia. Quiere cambiarlo todo, ejercer un nuevo trabajo, vivir una nueva vida, dejar atrás la humillación que supuso para ella tener que romper su compromiso con un novio de toda la vida. Está convencida de que en Mercer & Bond, un prestigioso bufete de abogados de la ciudad, es dónde tiene que estar. En ese despacho se cruza en su vida Daniel Bond, un hombre apuesto que se comporta de una manera extraña con ella. A partir de esa primera vez, la atracción que hay entre los dos hace inevitable que acaben juntos. 

La protagonista de esta novela es una mujer de lo más normal, con un tipo de preocupación normal pero sin ser excesivamente plana. Tiene una personalidad tan habitual que cualquiera de sus reacciones es perfectamente comprensible y puesto que nos habla desde su punto de vista, el sentido del humor británico de su autora está presente en las frases. La rápida aceptación de Amelia de la atracción que siente así como la facilidad con la que se entrega sin ningún tipo de reservas a Daniel hacen de ella un personaje creíble y permite que el desarrollo de la historia sea de lo más natural.

En el lado opuesto tenemos a Daniel, un hombre de aspecto duro por fuera, pero blandito por dentro, con un alma rota y hecha pedazos a causa de un pasado terrible, que a día de hoy sigue dominando su vida. Su punto fuerte es que no está traumatizado ni arrastra ningún tipo de demencia al respecto, sino que ha aceptado el papel que le ha tocado vivir y vive resignado consigo mismo. La atracción que siente por Amelia lo obliga a plantearse todas esas convicciones sobre las que había erigido su propio mundo. 

Esta historia resulta apasionada y creíble por varias razones. La primera de ellas es la naturalidad de su protagonista, cuyos pensamientos y reacciones son tan sinceros que empatizan con el lector. Además, las facilidades que la autora nos ofrece desde el punto de vista de Amelia para captar las emociones del otro personaje principal permiten empatizar también con Daniel y saber lo que sufre aún sin estar dentro de su mente. Por otro lado, las emociones sensuales de los personajes no se reflejan de buenas a primeras, no hay excitaciones exageradas ni sobrecalentamientos previos, sino una atracción erótica que nunca entra en detalles y siempre bordea los límites. Siempre insinúa y apenas muestra, pero sin caer en extrañas metáforas y sin romper el ritmo de la narración con abruptos cambios de vocabulario. Las escenas están perfectamente incluidas dentro de la historia y hay un equlibrio neutral entre ellas, no hay excesos y tampoco faltas. 

Aunque el estilo es el mismo de siempre, opino que la procedencia original de la autora (es británica) le da ese toque que hace distinta esta novela a las demás, debido en parte a la naturaleza tan inglesa que tiene la protagonista. La historia es, por tanto, una buena historia dónde dos personajes que se quieren, tienen que luchar para conseguir que sus propios miedos no les impidan estar juntos. Destaca también el perfecto punto de vista que ha querido mostrar la autora, sin clasificar al protagonista masculino dentro de una categoría. De este modo, aunque sus preferencias sexuales no son las habituales, tampoco se enmarcan en una definición concreta. El propio protagonista pone voz a estas cosas, lo que lo convierte en un personaje completo. 

En resumen, un libro corto pero muy bien llevado. La narración es muy simple, no hay sobrecargas ni relleno de más y todo está perfectamente combinado para relatar una historia lógica y natural, pero manteniendo siempre ese punto de fantasía tan fascinante. Los personajes combinan a la perfección, los personajes secundarios están para hacer su función y no hay ninguno que sobre y la historia, gracias a la presentación del primer capítulo, hace que sea una novela recomendable para todos los públicos. Gusta porque sus personajes son sinceros y no hay nada extravagante en ellos.

De la misma colección veremos el próximo abril "Todos los días", una continuación de la historia. Como complemento, la editorial Esencia publicó un relato corto en formato epub titulado "La cinta", un relato de esta misma historia pero desde el punto de vista de Daniel.



288 páginas
Idioma: Español
Formato: 14,5 x 21,5 cm.
Presentación: Rústica sin solapas
Colección: ERÓTICA ESENCIA


2 intimidades:

  1. Ñum, 90 días. Aunque la trama pinta interesante, no es mi estilo de libro jajaja

    ResponderEliminar
  2. Hola Paty, me encanta como reseñas, hace que se vea interesante. Entonces le daré una hojeada.

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido esta intimidad?