Una noche en el "Haven"

Esperar no era de su agrado, a pesar de todo, se impacientaba con mucha facilidad, y ahora más que nunca. Thomas era un muchacho demasiado pasional para alguien de su clan y eso traía muchos problemas a su padre - aunque eso a él le daba un poco igual. En realidad el problema residía en su Bestia, que siempre hambrienta, lo tentaba con placeres inalcanzables, haciéndolo sufrir. Ahora esa Bestia estaba furiosa por la inactividad, por la incertidumbre. Su amada Calíope estaba herida, moribunda en un hospital y su padre estaba más interesado en saber quién había querido matarlo a él en lugar de pensar que a la pobre muchacha la habían atacado precisamente porque era la favorita del Príncipe Constantine. Thomas dio un puñetazo a la mesa con los ojos rojos de ira, gruñendo por lo bajo. Resopló por la nariz, estaba solo en aquel gran reservado, y lo que más deseaba era saber qué había pasado con Calíope.

Escuchó un murmullo al otro lado de la cortina que daba acceso al reservado, una voz femenina y voces más toscas, seguramente la de los guardaespaldas. Inquieto por su situación, incapaz de mantener la calma y la mente fría, se asomó para saciar su curiosidad.

- Ah, vaya... ¿no me digas que me he equivocado de pasillo? Que tonta... jajaja... si estaba buscando el baño... - una muchacha intentaba cruzar al otro lado del pasillo, pero dos guardaespaldas le impedían el paso. En la diestra sostenía una copa de cristal con alguna bebida que se derramaba de tanto en tanto por sus aspavientos. Se rió de forma contagiosa, se notaba que había bebido de más cuando estuvo a punto de perder el equilibrio. - ¿Entonces... no está por aquí? Puff... que manera más tonta de perderse... ja...


- Señorita, no puede estar aquí - insistió uno de los trajeados, empujándola un poco para que volviera fuera. - Esta es una zona de VIP's.


- Ay... que me haces daño... ya me voy... pero dime dónde está el baño... necesito saber si tengo la pintura en su sitio... ¿La tengo en su sitio? - preguntó mirándo fijamente al hombre del traje.

- Disculpad... Señorita, yo puedo indicarle dónde está el baño - Thomas había salido de su escondite y se había acercado hasta la muchacha, a la que cogió de la mano con una deslumbrante sonrisa. La joven parpadeó varias veces para enfocar su rostro y se rió como una tonta. Uno de los guardias fue a decir algo, pero dejó que Thomas se llevase a la mujer hacia el interior del reservado.

- Ay... gracias - suspiró la chica con otra risa. - Esta gente... que estirados que son... ¿por qué... me miras... así? - preguntó un poco confusa. Thomas la contempló como si fuese una obra de arte, la más hermosa obra de arte que jamás hubiese visto antes. Ella tenía el pelo negro, largo, suelto, ondulado, como su pequeña Calíope. Llevaba un traje azul muy ajustado, la falda apenas tenía un palmo de largo y los finos tirantes se sostenían sobre unos curvados y bronceados hombros. Su sonrisa se quedó prendida en la comisura de sus labios, sus mejillas adquirieron un matiz rojizo y su mirada se turbó avergonzada por la intensidad con la que aquel atractivo joven la estaba mirando.

El vástago se acercó a ella y rodeó con un movimiento su estrecha cintura, el ademán derramó un poco de bebida por el borde de la copa. La desconocida se sonrojó un poco más y desvió la mirada de los ojos del vampiro hacia sus labios, y de nuevo a sus ojos, eran tan bonitos... El Ventrue podía sentir el cuerpo cálido de la mujer pegado a su cuerpo, como su respiración se volvía pesada, como sus pechos apretados en el interior de su vestido se erizaban de placer, y lo más importante, como su corazón empezaba a latir a un ritmo mayor. La joven abrió la boca para decir algo, pero nublada por el alcohol, apenas pudo pronunciar una sílaba coherente antes de que el vampiro fundiera sus labios a los de ella en un beso apasionado. Se rindió fácilmente a él, sus piernas empezaron a temblar, su cuerpo a estremecerse y ni siquiera había rozado su lengua cuando rodeó su cuello con los brazos y le devolvió el beso con ansiedad.

La copa se estrelló en el suelo rompiéndose en mil pedazos, las manos de Thomas se deslizaron por sus caderas para meterse bajo la falda y subió la tela hasta la cintura para dejar al descubierto su ropa interior. Ella no opuso ninguna clase de resistencia, al contrario, estaba más que encantada por como suspiraba y tan solo emitió un quejido de protesta cuando el vampiro le arrancó de un tirón las braguitas de color azul con encajes verdes sin dejar de saborear sus labios. Aunque la tenía a su merced, no quería dejar nada al azar y acarició su muslo desnudo siguiendo un camino decidido hacia el interior de sus piernas. Como si de un hipnotizador se tratase, Thomas retrocedió unos pasos y atrajo el cuerpo de la muchacha sin hacer nada más que mover la mano que tenía metida entre sus muslos. Ella se dejó guiar sumisa, obedeció dócil cuando presionó para que subiera a la mesa y allí se tumbó mirando al techo, aunque no veía nada salvo placenteras brumas y puntitos brillantes. Por esa razón no pudo ver como el rostro del apuesto muchacho mostraba ahora una faz de hambrienta lujuria, pues ella tan solo podía sentir como sus manos descubrian sus pechos, sus dedos pellizcaban sus sus pezones y sus labios dejaban un rastro de calor por toda la cara interna de su muslo.

Una oleada de placer la obligó a arquear la espalda cuando Thomas hundió los colmillos en su pierna. De sus labios surgió un ahogado suspiro y se estremeció entre jadeos en una espiral de inmenso placer. El vampiro se alimentó de ella, su sangre caliente le abrasó la garganta y al tiempo que se deleitaba con el preciado licor carmesí de sus venas, acarició su sexo. El sabor de la sangre era distinto, cuando más excitada estaba ella, más intenso y adictivo se volvía. Lamió su herida y cubrió de besos su entrepierna, acariciando sus muslos. Pero antes de que ella pudiese dejarse llevar, se separó.

- ¿Cual es tu nombre? - preguntó con la barbilla manchada de rojo. Ella se había llevado las manos a la cabeza, suspirando de placer y protestó por el trabajo a medias.

- Natasha... - gimió cuando él metió un dedo con fuerza en el interior de su sexo.

- Esta noche serás mía, Natasha... - afirmó Thomas, volviendo a la carga. Aferrando sus piernas, la arrastró fuera de la mesa y se sentó sobre el sofá acolchado con ella encima. La miró fijamente, hipnotizándola, y ella no pareció darle importancia al hecho de que él tenía la boca llena de sangre, de su propia sangre, cuando lo besó apasionadamente...

11 intimidades:

  1. Ay!las posesiones de los cuerpos ajenos. Qué relato más intenso, mi Dama. El pulso se me acelera con cada maravillosa palabra.

    Besos gélidos

    ResponderEliminar
  2. Redescubriendo a los vampiros. Dios!Que maravilla,lady Paty

    ResponderEliminar
  3. Ouch!Me has dejado a medias!! xDD Que fuerte,ultimamente,el solo pensamiento de la palabra vampiro hace que mis orejas se pongan rojas.

    Un relato muy excitante ;D

    Un abrazo momificado

    ResponderEliminar
  4. Un relato de lo más intenso.

    ResponderEliminar
  5. maravillosamente excitante. Está muy bien escrito :D

    Besitos!

    ResponderEliminar
  6. Quien pudiera tener un vampiro así, ayy!Fenomenal

    ResponderEliminar
  7. deliciosamente pecaminoso. Buen relato ^^

    ResponderEliminar
  8. No quiero dedicarme solo a los vampiros, pero al estar dirigiendo una partida que mezcla a los vampiros con lo erótico, a veces surgen pequeños relatos como estos. Y como yo soy algo especial para los vampiros, ya que no son de mis personajes favoritos, intento tratarlos de otra manera ^^

    Besitos!

    ResponderEliminar
  9. Un relato "escalorfriante", Lady Paty.

    Gracias…

    ResponderEliminar
  10. Hola, entré a tu blog por casualidad, me pareció muy bueno, no quería salir sin decírtelo.
    Aprovecho la oportunidad para invitarte al mío que es de literatura.
    Un abrazo desde Argentina.
    Humberto.

    www.humbertodib.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Bienvenido, Humberto. Pasa y ponte cómodo ;)

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido esta intimidad?